miércoles, 24 de octubre de 2012

LA HORMONA DEL SOL





La próxima madrugada, del sábado 27 de octubre al domingo 28, empezamos el horario de invierno. Deberemos atrasar los relojes para que a las 3 de la mañana sean las 2. Es fácil manipular las manecillas de nuestro reloj del tiempo pero ¿y a nuestro reloj biológico? ¿cómo le damos cuerda?  Es la hora de las hormonas del sol y  la luna




Con la llegada del otoño, tanto los niños como los adultos pueden  sufrir efectos físicos y psicológicos como:

  1.  Cansancio
  2.  Cambios de ánimo
  3.  Somnolencia
  4.  Falta de motivación
  5. Trastornos digestivos
  6. Irritabilidad
  7. Tristeza


¿Por qué?

Como decíamos, el próximo sábado por la noche dormiremos una hora más pero perderemos en 24 horas una hora enterita de luz solar.  Es un gran cambio para nuestra hormona del sol: el cortisol. El ritmo de esta hormona se activa al amanecer y desciende a su nivel más bajo al atardecer.  Al contrario funciona la serotonina, aumenta cuando anochece y desciende cuando sale el sol. Las dos hormonas son fundamentales en nuestro bienestar. Están estrechamente relacionadas con el estrés, el sueño, el humor, la ira, el apetito…

¿Cómo afecta a hombres y mujeres?

El comportamiento de estas hormonas explica también el hecho de que las mujeres sufran más la variabilidad emocional en esta época. Los hombres, por ejemplo, producen hasta un 50 por ciento más de serotonina que las mujeres y por ello nosotras somos más sensibles a los cambios en los niveles de esta hormona. En general, nuestro funcionamiento cerebral tiene mayor dependencia del equilibrio hormonal.


¿Cómo afecta a los niños?

Los niños no se rigen por relojes sino por la presencia o no de la luz solar. El cambio que percibirán en este aspecto les afectará en su comportamiento no sólo por el desfase del reloj biológico sino porque deberán readaptar sus rutinas. Les costará más conciliar el sueño o levantarse por las mañanas o no tendrán todavía hambre a la hora de comer.  La capacidad de adaptación a los cambios es menor en los niños que en los adultos, así que estos trastornos pueden durar unos días.

¿Cómo reducir los efectos del cambio horario?
  1. Prepararse unos días antes, por ejemplo, adelantando unos minutos cada día la hora de levantarse.
  2. Practicar ejercicio suave aumenta la serotonina y ayuda a avanzar el reloj interno.
  3. Mantener hábitos saludables en la alimentación para mejorar el equilibrio hormonal.
  4. Pasear al aire libre durante los días posteriores al cambio horario para aprovechar la luz solar.

En todo caso, no hay que hacer ningún drama ante el cambio horario, sus efectos son transitorios, nuestro organismo es sabio y se adaptará en unos días.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada